La historia de mi novio.

Viernes 21 de diciembre del 2012

¿Qué chica no se muere por contar cómo conoció a su amor? ¿Qué chica no pasaría horas y horas hablando del tema sin dejar ni un solo detalle olvidado, creo que ninguna. Y yo no soy la excepción.

Por supuesto trataré de ser breve pero sin omitir los detalles importantes de esta historia, obviamente el encanto que tubo vivirla día a día (y aun sigue) no es fácil poder transmitirlo con palabras escritas pero trataré de plasmarlo de forma exacta y breve.

La semana del 21 de diciembre del 2012 salí de fiesta con mis amigas Mar y Marina, hasta aquí nada distinto de cualquier otro viernes, excepto por dos factores, el primero es que recientemente me había quedado soltera y el segundo pero no menos importante Marina por fin tenía su mayoría de edad, así que decidimos salir de las discotecas de nuestra ciudad que ya teníamos aborrecidas e ir a un sitio de Barcelona del que habíamos oído hablar “Wolf” un sitio de Dubstep y Drum&Bass, estábamos todas muy nerviosas por salir del aburrido estilo house comercial de nuestra zona y poder entrar las 3 legalmente por fin a una discoteca de nuestro agrado. Una vez allí dentro y después de bailar bastante rato me percaté de que un grupo de chicos llevaban un rato siguiéndonos. No me refiero a que nos persiguieran en plan psicótico por la discoteca sinó que cada vez que nos movíamos un poco dentro de la sala para bailar lejos del agobio que transmitía estar cerca de la cabina del DJ me giraba y esos chicos estaban allí. También me fije en uno de ellos, no me refiero a que los escaneé a todos a ver cual era el más guapo simplemente me giré atraída por su mirada y me quedé prendada.

No sabía que hacer, recientemente había roto con mi ex novio Edgar (ya hablaré de él en otro momento) pero mis amigas me animaron a “tomarme una chuche” esa noche. Después del juego de miradas con ese chico vino el juego de sonrisas pero allí seguía el, plantado sin hacer nada más y yo soy muy impaciente así que me puse las pilas. Por fin después de casi media hora de tonteos ligué. Él mientras nos besábamos trató de llegar a segunda base por llamarlo de alguna manera pero yo le puse los frenos.

Lo primero que me llamó la atención de el fue que no insistió ni se mostró decepcionado, simplemente aceptó y seguimos besándonos respetando toda la noche mi decisión de no llegar a más así que al final de la noche me lancé una vez más y le pedí algún medio para poder mantener contacto y conocernos. Nos agregamos al facebook y dijimos de quedar ese miércoles (casualmente el día de Navidad aun que ninguno se fijo que ese miércoles era día 25). Así pues como os lo cuento, nos conocimos de fiesta el día en que supuéstamente era el fin del mundo según el calendario Maya y quedamos por primera vez en navidad.

225777_10200503847271735_577105873_n

La primera cita fue genial y decidimos seguir viéndonos, cada vez me gustaba más ese chico pero por lo visto me había estado ocultando algo.

El día de la discoteca hubo una breve conversación que es la típica cuando conoces a alguien. ¿Cómo te llamas? ¿Qué edad tienes? En fin, ya os hacéis a la idea. La vigília de reyes, dando una vuelta por Barcelona me confesó que quería hablar conmigo sobre algo muy importante .

Nos sentamos en un lugar tranquilo para hablar e inició su discurso que se veía claramente preparado y pensado para elegir las palabras correctas y mientras hablaba se iba poniendo rojo, se mordía el labio e incluso tartamudeó un par de veces, temblaba como la gelatina, estaba claro que me estaba diciendo algo realmente importante lo cual le ponía muy nervioso. Empezó diciéndome que necesitas conocer a alguien antes de juzgarle y que por eso él me había ocultado algo tan importante durante dos semanas, para que yo le conociera y luego decidiera. Repetía varias veces lo mucho que yo le gustaba y lo bien que se lo pasaba conmigo hasta que llego el momento cumbre de la confesión.

Aleix no tenia 19 años a punto de cumplir 20 en enero como yo creía, tenía 16 a punto de cumplir 17. Obviamente, yo, una chica de 20 años aluciné. Reflexione sobre nuestra relación si es que se la podía llamar así después de llevar apenas dos semanas viéndonos, trataba de averiguar si quería seguir quedando con ese “niño” o dejarlo a un lado y vivir mi vida. No es que tuviera miedo de estar con el por el hecho de ser tan joven ya que me había demostrado una gran madurez, lo que me daba vergüenza era que YO sintiera vergüenza de tener un novio menor.

No se si lo he explicado bien, tenía miedo de avergonzar-me de mi novio, que representa que es la persona más importante de tu vida y del cual sientes orgullo, así que le propuse un pacto. <<Seguiremos estando juntos y si en una o dos semanas veo que me avergüenzo de ti dejamos de vernos pero “buen rollo”>>.

Él aceptó, le parecía una buena decisión.

Hoy día 11 de junio estamos a apenas 15 días de llegar al medio año juntos y enamorados como el primer día. No he podido transmitir bien el sentimiento de atracción des de el primer instante. En la noche en la discoteca sentimos una atracción brutal y tan solo el primer día de quedar y dar una vuelta supimos que nos gustábamos y queríamos estar juntos.

Amor a primera vista.

Como ya he dicho todo esto fue gracias a los factores que se combinaron, la reciente mayoría de edad de Marina y el hecho de que recientemente me hubiese quedado soltera, realmente terminé una relación y me metí de cabeza a otra, no es algo muy lógico pero no me arrepiento de nada. ¿Por qué lo dejé con mi anterior pareja? Esa es una historia que os contaré mañana.

Advertisements

One thought on “La historia de mi novio.

  1. Pingback: Ex-caos (segunda parte) | That girl

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s